Para ver los contenidos de este botón debes estar registrada y haber iniciado sesión de usuario.


instagram
facebook


registrate
Lunes 17 de Junio de 2019.

Reflexión sobre el día de la mujer

Si bien mucho se habló en el día de la mujer de igualdad de derechos y de igualdad de género, me parece que en los festejos se mezclaron la Biblia y calefón y se perdió de vista el objetivo mismo del DÍA DE LA MUJER.
Nada tienen que ver las manifestaciones con el reclamo,  ya que algunas mujeres fueron a la marcha desnudas de la cintura para arriba, otras la usaron para reclamar por el aborto, otras cortaron calles y  realizaron pintadas, arruinando edificios públicos como una Catedral... No comparto para nada la manera de festejar/ reclamar derechos y considero que se debería replantear para lograr verdaderamente el objetivo buscado.

Recordemos el por qué se festeja el día internacional de la mujer. En el año 1857, un 8 de marzo, cientos de mujeres salieron de sus fábricas textiles en Nueva York en una enorme protesta para reclamar el aumento de sus salarios ya que era equivalente a la mitad que el de los hombres. La policia tratando de suspenderla, mató a más de 120 trabajadoras y por eso la ONU y todos los países las recuerda cada 8 de marzo...
O sea que el reclamo desde 1857 hasta hoy sigue siendo el mismo...

Estuve a fines de febrero, con motivo de la presentación de su libro: Pasión por el resultado, en una charla con la Ex Canciller de la Argentina, la señora Susana Malcorra en la Embajada de Francia y me dejó muchos conceptos que considero imprescindible nombrar  si queremos lograr un cambio real en la manera de ver las cosas y sobre todo para empezar nosotras mismas a generar el cambio que queremos ver.

En el libro, cuenta ejemplos de su vida y sobre todo trata el tema del empoderamiento femenino. Nos alienta a tomar las decisiones correctas para llegar muy lejos en nuestras carreras profesionales. 

Habló de cómo debemos vernos y valorarnos a nosotras mismas y nos propuso algunos ejemplos:
1. Cuantas veces, pedimos en nuestra casa que nuestro marido/ compañero nos AYUDE en la casa, cuando en realidad, nos tenemos que correr de ese lugar y dividir las tareas, hacernos a la idea que la responsabilidad de llevar adelante la casa es compartida.  (A quien no le pasó estar en el medio de una reunión pensando qué vamos a comer a la noche...) Vamos que se puede y nunca es tarde para empezar...
2. Cuidado de los chicos: en varios países de Europa, ya empezaron a aplicar la licencia por maternidad/paternidad a ambos padres, de manera que tanto la madre como el padre se  involucren en la crianza de los chicos desde el inicio. (Las parejas jóvenes ya lo hacen... pero para las que nos casamos hace rato, es todo un desafío)
Para que no seamos nosotras,  las que tengamos que sacrificar la  carrera laboral por tener un bebé.  Cuántos casos conozco de mujeres profesionales, con carreras súper interesantes que llegado el momento tienen que optar entre ser madres o seguir con su carrera laboral. Está analizado, que ésta es una de las causas de la diferencia salarial entre hombres y mujeres. Cuando la mujer decide ser mamá, deja su trabajo y nunca más llega a superar esa brecha salarial en toda su carrera.
La señora Malcorra,  propone que el estado se haga cargo de instalar guarderías para que las mujeres podamos dejar a los bebés al cuidado de personas capacitadas y poder retomar el trabajo cuando se termina la licencia.

3. Búsquedas laborales: el ejemplo que puso Susana, fue: Cuando los hombres, ven un aviso de trabajo, si es de su área, se postulan y después van viendo sobre la marcha qué competencias les faltan si es que es el caso. 
En cambio nosotras, muchas veces analizamos cada reglón del aviso, viendo si tenemos o no las capacidades solicitadas, llegando incluso a no responder al mismo si es que no estamos 100 % seguras!
Somos muy exigentes con nosotras mismas, no nos permitimos aunque sea de dudar y tomar la chance...
Nos anima a "ponernos un saco dos o tres talles más grandes e ir aprendiendo sobre la marcha"... Sacarnos los miedos y tomar las oportunidades cuando se presentan, porque sino nunca estaremos lo suficientemente preparadas... 
 
Por último en su charla, nos explicó por qué es tan necesario, el reclamo de poner CUPOS FEMENINOS en los directorios de las empresas y en los gobiernos en todos sus ámbitos. De esta manera se respetarían la misma cantidad de hombres que de mujeres o por lo menos que se exija, una representación asegurada  de un 30% para que la participación sea efectiva. Cuando esto se cumpla, podremos estar en igualdad de oportunidades, además que tendremos un mundo más equitativo donde todas las voces serán escuchadas y tenidas en cuenta.

Nos alentó a empezar por casa, a darnos fuerza entre nosotras y a ser el motor del cambio que queremos ver para nuestras hijas, sobrinas, nietas, etc...
Siempre respetando las diferencias y siendo cada día más  mujeres... porque lo rico de la experiencia es la mezcla y los distintos puntos de vista...

Que la vida nos despeine y que nos animemos a pedir perdón en vez de permiso...

Te sumás?
 
Lola Inchauspe Castanier
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 


Ir arriba