Para ver los contenidos de este botón debes estar registrada y haber iniciado sesión de usuario.


instagram
facebook


registrate
Sábado 17 de Noviembre de 2018.

Reencuentro 25 años después


Hace casi un mes, viví junto a mis compañeras de colegio un encuentro muy esperado.
Desde principios de año, un grupo de mi clase de 5to año del secundario,  se cargó la titática tarea de contactarnos a todas las que terminamos, en el año 1993, más aquellas compañeras que se fueron en los años anteriores pero que vivieron con nosotras muchos lindos momentos. Organizaron cada detalle de los dos días que pasaríamos juntas. 
Cuando estaba en casa y empecé a recibir los primeros mensajes en marzo, abril, me costaba aislarme de la vorágine de todos los días, pooles, trabajo, etc etc. para conectar con mi adolescencia e imaginarme el programooon que tenía por delante, o sea que no me súper entusiasmé sino hasta un mes antes cuando ya se acercaba la fecha.

La experiencia empezó el jueves, cuando nos fuimos con Mechi, una amiga del colegio a quien sí veo con bastante frecuencia. Por suerte, pudimos dejar a nuestras respectivas familias con maridos, abuelos, y toda la ayuda posible! Nos fuimos en auto las 4 horas solas y ya nos resultaba programa. Qué falta me hacía de una charla largaaaa, que placer poder compartir un rato con una amiga sin tener que salir volando para otro lado, o depender de que los chicos nos dejen hablar tranquilas, jajajaja. Una vez cada tanto está buenísimo poder irse. Te renueva, te llena el alma y te recarga las pilas para volver a la rutina con ganas.
El viaje nos quedó corto para todo lo que teníamos para hablar.

Llegamos allá y fuimos directo al spa! Guille, otra amiga, nos había reservado para las 3 y nos estaba esperando. Seguía el disfrute absoluto, las charlas interminables y la sensación de libertad! jajajaja En el hotel nos encontramos de casualidad con otra compañera que llegaba para los festejos, así que nos quedamos más de la cuenta! Hacía tanto que no nos juntábamos!
 
El primer encuentro con todas fue el viernes, nervios, corridas, lluvia torrencial. Llegamos al colegio a las 7.30 de la mañana. A la gran mayoría hacía literalmente 25 años que no veía y todos esos nervios o sensaciones encontradas se fueron en los primeros abrazos en la puerta del colegio.
Era raro, porque pasó un montón de tiempo, veía las caras y obvio estábamos cambiadas, pero a los 3 minutos, volvimos a ser las de siempre, las de 1993 y a tener 18 años...
Llegamos al colegio y tuvimos una Misa muy linda y emotiva. La mayoría terminó con los ojos vidriosos... Después un acto que nos organizaron las genias, del centro de Ex Alumnas con entrega de recordatorios, squech, imitaciones y todo!  También nos encontramos con algunas de nuestras profesoras que se hicieron un rato para venir a saludarnos. Muy cariñosas todas.
 Descubrimos una placa recordatoria para dejar nuestra huella de aquel tan lindo festejo. Después vino el almuerzo, donde nos pudimos aflojar, sacar miles de fotos, reirnos de cuentos de hace 25 años, contarnos un poco de nuestras vidas, qué nos pasó, que vivimos, como llegamos ahí ese día. Charlar de las que faltaban y hasta hablar por teléfono con alguna que debido a su situación personal no se animó a participar... 



A las 2 de la tarde nos invitaron a nuestra clase magistral, la dieron dos ex profesores de contabilidad, que guardaban tantos recuerdos nuestros que me dejaron muy impresionada. Tenían hasta cartas de campamentos y viajes de 1991!. Guardaron nuestras carpetas, notas, fotos etc etc. Demostraron realmente que amaban lo que hacían, obvio que cuando tuve mis 18 años, no me di cuenta!
Nos hicieron hacer un balance, tipo contable, porque era lo que ellos nos enseñaban, pero era el balance de la vida, muy buen punto para que cada una hablara de sus propias experiencias, casi todas comentaron qué fue de sus vidas. Fue muy lindo saber un poco de cada una y muy motivador ya que habían algunas compañeras súper exitosas en lo que hacen hoy en día y en el colegio no sabían dónde estaban paradas. Fue una charla de mujer a mujer muy movilizante.

Salimos del cole a las 4 y media de la tarde agotadas por lo vivido y conmovidas porque nos transportamos  a nuestros 18 años. Terminamos en un barcito llorando y riendonos a la vez recordando tanta cosas...  no nos podíamos despegar.
A la noche, nos volvimos a juntar en una pizzería a seguir charlando hasta las 12 de la noche que teníamos entradas para ir a una disco, a bailar!!!!!!!!!
Es tan grande el evento que se organiza en Concordia desde hace unos años para este festejo, que participa toda la ciudad. Los colegios se ponen de acuerdo en hacerlo el mismo fin de semana  y esa noche fue toda la camada a BAILAR jajajaja. Cada colegio tenía su propia remera. Fue muy divertido volver a esccuchar la misma música, reirnos hasta nos duela la cara, tratar de acordarnos los nombres de los otros que veíamos. Fue realmente un mimo al alma.
Me fui a acostar a las 3 de la mañana, (otras siguieron hasta las 6!!)  con un sano cansancio y la sensación de haber hecho una buena elección: había valido la pena, dejar todo para ir a pasar dos días con amigos.

El sábado empezó el día más relajado, porque no había que madrugar! En el almuerzo, más charlas, mates y anécdotas miles hasta que a las 5 de la tarde cada una fue a su casa a prepararse para la gran fiesta de GALA y la despedida de todos los festejos.
De nuevo esa segunda noche, nos juntamos con todos los colegios y la gala consistió en alquilar un salón para 450 personas y hacer una última comida  para celebrar el reencuentro. Habían pensado en todos los detalles, desde los fotografos,  el mismo DJ que pasaba música en nuestras fiestas hasta un video con fotos de nuestro 5to año que fueron pasando toda la noche.
En la comida pude terminar de charlar con todos, bailar, reime, divertirme y reencontrarnos con todas aquellas personas que formaron parte de mi adolescencia. La despedida fue dura con la sensación de no saber hasta cuándo, pero la vida sigue y el mimo nos va a acompañar siempre. 

Volvimos en el auto riendo como locas, acordándonos de cada detalle, no paramos nunca de hablar y de disfrutar. Fue todo muy bien organizado y estoy muy agradecida por el trabajo que se tomaron estas 5/6 compañeras que pusieron tanta energía en que todo salga perfecto! 

El próximo paso, el viaje a Brasil!

Continuará!

 


Ir arriba