Para ver los contenidos de este botón debes estar registrada y haber iniciado sesión de usuario.


instagram
facebook


registrate
Sábado 17 de Noviembre de 2018.

Digitalizarse o desaparecer



Estos días salió por los diarios la útlima víctima que se cobró el no ENTRAR EN LA ERA DIGITAL: SEARS.
Un gigante americano que fue, como dice The New York Times (NYT), “era el Amazon de su época y ha terminado en bancarrota”.

A principios de siglo, Sears vendía diariamente 105.000 pedidos que llegaban a todo el país, sus gerentes tuvieron la genial idea de realizar sus entregas vía ferrocarriles y correos y de esta manera llegaban  a  20 millones de personas de las 76 de todo EE.UU.
En 1925 había más americanos viviendo en ciudades que en zonas rurales y fue el inicio de la apertura de tiendas en todo el territorio. Abrieron tiendas gigantes en las mejores ubicaciones de todo el territorio.

Y posiblemente esta situación, cómo le ha ocurrido a otras grandes compañías, que a todos se nos vienen los éxitos a la cabeza, fue la responsable de sus problemas y a la larga de su desaparición.

Los directivos de Sears no vieron la llegada de internet o no la quisieron tomar en cuenta., así como tampoco el cambio de paradigma que se estaba produciendo en los comportamientos de los ciudadanos. En 1993 como indica el NYT, Sears cerro su red de almacenes y abandonó el negocio de venta por catálogo, justamente se despidió de lo que hoy es la base del comercio electrónico. ¡Gran error de  visión!

Las causas de sus problemas son muchos:  no adaptarse a los cambios, prefiriendo quedarse donde estaban porque tenían una posición dominante, etc., pero hay que entender que detras de todas las acciones que no se llevaron a cabo, hay personas que teniendo la responsabilidad de la compañia no tomaron ninguna acción. 

" El primer CEO de SEARS construyó una gran empresa y los últimos la han hecho desaparecer." dice Adolfo Ramirez, experto en marketing digital.

En los tiempos que corren, se necesitan líderes que combinen la visión del corto plazo,  la obtención de resultados, así como también que tengan una perspectiva de futuro para poder transformar la empresa para mantenerse arriba de la ola y permitir obtener resultados en el mediano y largo plazo. En tiempos de disrupción en los negocios como los actuales, son necesarios más que en cualquier otro momento, líderes que sean capaces de combinar con éxito la generación de resultados a corto con la visión estratégica y la obligada transformación de la empresa que garantice sus resultados a medio y largo plazo.

La excusa del “día a día” como justificación en muchas organizaciones, es una visión muy estrecha  y manifestada por unos directivos que no son precisamente los que necesitan las empresas en esta era digital.

Estar atentos al cambio de hábitos de los clientes es entender cómo las nuevas tecnologías están cambiando los modelos de negocio.  Seguir pensando en tu competencia tradicional es la mejor manera de sacrificar el futuro de la compañía.

Por el contrario, la estrategia correcta implica dar un paso adelante, desarrollando un plan de transformación que desde el entendimiento de la “nueva realidad” y definición de un propósito disruptivo que atraiga a clientes y profesionales, evolucione la organización en sus dimensiones clave y la preparé para ser relevante y competir con éxito en la economía digital.      

Estando a finales del 2018 no hay ninguna duda que la digitalización es inevitable y en consecuencia la necesidad de ejecutar una transformación rigurosa (no iniciativas dispersas) que, liderada por el CEO o el board de la compania,  sea global, sincronizada, ambiciosa, con una tecnología que ayude en los cambios y que considere teniendo a la cultura y a las  personas (clientes y profesionales) en el centro de la estrategia y de la actividad.




Ir arriba